El árbol milenario de Tenerife: testimonio vivo de la historia y la belleza natural de Canarias.

El árbol milenario de Tenerife es un icono de la isla, testimonio vivo de su historia y belleza natural. Ubicado en el norte de la isla, este majestuoso dragón es una de las atracciones más fascinantes y admiradas de Tenerife, y atrae a visitantes de todo el mundo para maravillarse con su majestuosidad y sabiduría ancestral.

Conocido localmente como “El Drago Milenario”, este extraordinario árbol es un ejemplar de Dracaena draco, especie endémica de las Islas Canarias. Con sus más de 16 metros de altura, 20 metros de diámetro, 80 toneladas de peso y más de 300 ramas, el Dragón de los Mil Años es realmente impresionante. Su edad estimada en unos 800 años lo convierte en uno de los árboles más antiguos del planeta, un auténtico monumento viviente de la naturaleza.

Leyenda e historia se entrelazan en torno a este extraordinario árbol. Se dice que tiene un origen mitológico, asociado a antiguas creencias y leyendas de los guanches, los antiguos habitantes de las Islas Canarias. El dragón era considerado sagrado para los guanches y simbolizaba fuerza y protección. Aún hoy, el árbol inspira una sensación de asombro y reverencia en quienes lo visitan, transportándolos a otra época y dimensión.

Además de su belleza natural, el árbol milenario es también un símbolo de conservación y protección del medio ambiente. En 1917 fue declarado Monumento Nacional, resaltando la importancia de preservar y proteger esta maravilla natural para las generaciones futuras.

Visitar el Dragón Milenario es una experiencia inolvidable para cualquiera que visite Tenerife. Inmersos en el espléndido entorno natural del Valle de La Orotava, el visitante puede pasear por los senderos que rodean el árbol, admirando de cerca su grandeza y majestuosidad. Las raíces entrelazadas y las hojas de color verde brillante crean una atmósfera mágica y evocadora, mientras que el silencio roto sólo por el susurro de las hojas transporta a los visitantes a un estado de tranquilidad y contemplación.

Además de visitar el árbol en sí, los visitantes también pueden explorar los alrededores y descubrir otras atracciones de la zona. El Valle de La Orotava es conocido por su belleza natural y sus impresionantes paisajes, que incluyen jardines botánicos, parques naturales y pintorescos pueblos tradicionales.

En conclusión, el árbol milenario de Tenerife es mucho más que un simple árbol. Es un símbolo de la historia y la cultura de la isla, una obra de arte de la naturaleza y una fuente de inspiración para todos los que la visitan. Su belleza y majestuosidad siguen sorprendiendo y fascinando a los visitantes, convirtiéndose en una parada imprescindible para cualquiera que quiera explorar las maravillas de Tenerife.

Si estás interesado en ver el árbol puedes hacerlo a través de una de nuestras excursiones en autobús, haciendo clic en el siguiente enlace podrás reservar de forma independiente:

ÁRBOL MILENARIO