Tenerife no es sólo una isla de extraordinaria belleza natural por sus costas y aguas cristalinas; también es un tesoro de biodiversidad terrestre. La isla ofrece un hábitat único para una asombrosa variedad de plantas y animales, muchos de los cuales son endémicos y no se encuentran en ningún otro lugar del mundo. Desde exuberantes bosques nubosos hasta áridas llanuras volcánicas, Tenerife es un microcosmos de ecosistemas que sorprende y fascina.

Flora: una colorida alfombra de vida

Una de las primeras cosas que llama la atención al visitante de Tenerife es la riqueza de su flora. La isla cuenta con más de 1400 especies de plantas, con un sorprendente porcentaje de endémicas. Los bosques de laurisilva del Parque Rural de Anaga son un extraordinario ejemplo de este patrimonio natural. Estos bosques, que cubren las montañas brumosas del norte de la isla, son una reliquia de la era Terciaria y ofrecen una visión de un mundo vegetal que alguna vez cubrió gran parte del sur del Mediterráneo.

Igualmente fascinantes son los paisajes del Parque Nacional del Teide, donde la flora se adapta a condiciones extremas. Aquí la vegetación es escasa pero increíblemente resistente, con especies como la retama del Teide, un arbusto que florece en un blanco espectacular que contrasta con el negro de la lava, y la violeta del Teide, la más pequeña del género y endémica del parque. Al tener experiencias como la trekking o montar a caballo podrás admirar esto.

La Fauna: Pequeños Habitantes, Grandes Maravillas

También es destacable la fauna terrestre de Tenerife, aunque menos visible que su rica biodiversidad marina. Las aves, en particular, son uno de los principales atractivos. El parque nacional alberga al pinzón del Teide, una especie endémica de la isla que se ha adaptado a vivir en las duras condiciones del volcán. Otras aves como el búho tinerfeño y el cuervo común son frecuentes de observar entre los laureles y en zonas rocosas.

Entre los invertebrados, mariposas como la Vanessa vulcania, endémica de Canarias, aportan un toque de color al paisaje, mientras que diversas especies de lagartos y el lagarto gigante de Tenerife desempeñan un papel crucial en el ecosistema de la isla, contribuyendo a la dispersión de semillas y al control de insectos. .

Conservación: una prioridad para el futuro

La conservación de la flora y fauna terrestre de Tenerife es fundamental. La isla ha implementado varias medidas para proteger sus ecosistemas únicos, incluida la creación de parques nacionales como el Loro Parque, Parque de la Selva y áreas protegidas. Estos esfuerzos no sólo ayudan a conservar la biodiversidad de Tenerife para las generaciones futuras, sino que también brindan oportunidades para la investigación científica y la educación ambiental.

Una invitación al descubrimiento

Para los amantes de la naturaleza y el senderismo, Tenerife ofrece infinitas posibilidades de exploración. Cada camino y cada rincón de la isla esconde historias evolutivas únicas, plantas de rara belleza y pequeños habitantes que contribuyen a la riqueza de la vida en la isla. Visitar Tenerife no significa sólo disfrutar de sus playas y clima; también significa descubrir un mundo de maravillas naturales esperando ser exploradas. Proteger y mejorar este patrimonio es una responsabilidad que todos compartimos, para garantizar que las generaciones futuras puedan seguir admirando y estudiando este increíble ecosistema.

Pulsando en el nombre de la excursión en azul o en el enlace de abajo podrás admirar todas las excursiones donde podrás admirar todo esto:

FLORA Y FAUNA